Casas prefabricadas de madera: ¿tendencia novedosa o tradición de larga data?

Cada vez las vemos más y más personas las eligen como una opción para construir, tanto para vivir todo el año como solo en el verano. Las casas prefabricadas de madera ganan terreno y hoy queremos resolver la duda: ¿se trata de una tendencia pasajera o se trata de una tradición milenaria que hoy toma una nueva forma?

Si te encuentras buscando información sobre las casas prefabricadas de madera, entonces seguro ya has notado que son cada vez más populares. En la actualidad, vemos que existen muchas opciones en el mercado para construir una casa prefabricada de madera pero ¿Vale la pena este tipo de construcción?

El peso de la tradición

Para muchas civilizaciones la madera ha sido un material constructivo al que recurrir. Basta ver las construcciones en madera que existen a lo largo de todo el mundo y que se han mantenido en buen estado durante siglos.

Entendido así, podemos ver que la tradición de construir en madera es de larga data y que no constituye un fenómeno moderno o una tendencia que comienza en los últimos años. Hoy en día, además, la tecnología nos permite transportar más fácilmente la materia prima para obtener madera de primera calidad.

Del mismo modo, a la hora de elegir la madera también disponemos de muchísima más información y podemos seleccionar proveedores que nos ofrecen certificados de sostenibilidad, trazabilidad de las materias primas. También podemos comparar precios y experiencias de usuarios para garantizarnos que la decisión que tomemos sea informada.

¿Por qué elegir una casa prefabricada de madera?

Detrás de las casas prefabricadas de madera todavía existen muchos prejuicios. Muchos dirán que no son durables porque pueden dañarse ante condiciones climáticas adversas y que requieren mucho mantenimiento. Esto es parcialmente cierto dado que es verdad que, sin tratar, la madera es completamente vulnerable a las condiciones climáticas y que tanto la lluvia como el viento e incluso el sol pueden dañarla.

La contracara de estas desventajas de las casas de madera es que todo esto se puede prever. Con el tratamiento adecuado (y trabajando con un proveedor que tenga la experiencia suficiente para asesorarte de la mejor manera) la madera no debería deteriorarse. Se trata de evaluar antes de la construcción dónde será emplazada la edificación y tomar las decisiones pertinentes para evitar el deterioro.

El mantenimiento también es un aspecto a considerar, pero es mucho menos engorroso de lo que puede suponerse desde el desconocimiento. Con un mantenimiento programado, tendrás que realizar mínimas actividades que no tomarán mucho tiempo y que te garantizarán la longevidad de la construcción.

Las ventajas de una casa de madera son muchas, no solo la posibilidad de trabajar con materiales sustentables, también la eficiencia energética, la versatilidad del material constructivo que permitirá tomar decisiones estéticas de lo más personales y, sobre todo, el coste bajo que la hace muy competitiva frente a otras construcciones.

Por todo esto podemos pensar que las casas prefabricadas de madera no son una tendencia pasajera sino que se inscriben en una larga tradición. Se trata de una opción más que práctica para construir tanto una vivienda permanente como una casa de veraneo o una caseta de jardín.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Utilizamos cookies propias y de terceros para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias según su navegación. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. Más información >

ACEPTAR
Aviso de cookies