Ventajas del factoring frente al tradicional crédito bancario

Ventajas del factoring frente al tradicional crédito bancario

Finance Concept

Ventajas del factoring frente al tradicional crédito bancario

A la hora de solicitar financiación para una empresa se deben considerar todos los aspectos y condiciones, de manera que se pueda elegir el método que mejor se adapte a las necesidades de la compañía. Con la crisis económica, las entidades bancarias endurecieron las condiciones y dificultaron a las empresas el acceso a créditos, por lo que surgieron diversas alternativas a esta financiación que cada vez son más utilizadas. Tradicionalmente se acudía al banco. Aunque la negativa de estos a conceder préstamos durante un determinado periodo de tiempo, ha dado alas a otras fórmulas. Éstas ya han sido testadas por las empresas, las cuales han comprobado que son metodologías de financiación completamente válidas.

El factoring es una de ellas (más información sobre factoring). Su popularidad y reconocimiento han crecido exponencialmente, como demuestra la cifra récord de operaciones de factoring alcanzada a nivel mundial en el año 2014. El volumen global movilizado a través de esta fórmula de financiación alcanzó los 2,3 billones de euros, un crecimiento de un 6,3% con respecto a 2013, según datos aportados por Factors Chain International.

Factoring vs crédito bancario

En caso de que una empresa tenga facturas emitidas pendientes de cobro, porque el cliente se está retrasando en cobrar, no es necesario solicitar un crédito para obtener liquidez. La alternativa a esta situación la ofrece el factoring. En este caso una entidad financiera adelanta el dinero de esas facturas a la empresa, de manera que cobrará en tiempo y forma, independientemente de que sus clientes se retrasen en los pagos o, incluso, nunca lleguen a pagar lo que deben. Además de esta importante ventaja, existen otros condicionantes que han favorecido el crecimiento de este tipo de financiación:

El factoring mejora la imagen de la empresa

Tanto de cara a los proveedores como de los clientes potenciales, una empresa que no tiene deudas, que paga al día sus gastos, las nóminas a sus empleados y proveedores es una empresa que transmite confianza, que se percibe como una empresa solvente y seria. Esto provoca que los proveedores quieran seguir trabajando con la compañía, y los clientes continúen comprando sus productos o servicios. Gracias a que la  organización cobra a tiempo, también puede pagar de forma ordenada a sus proveedores, generando la mencionada sensación de solvencia.

Cierre de cuentas a tiempo

Con un servicio de factoring, las empresas pueden hacer sus balances y cerrar sus cuentas anuales a tiempo, ya que cuentan con todo el dinero de sus facturas emitidas y no tienen que esperar a que el cliente le pague. De esta manera, la empresa aumenta su tesorería, no tiene deudas financieras y no entra a formar parte del CIRBE o lista de morosos. Además, tiene un control eficiente y estadístico-contable de las facturas. Con un crédito bancario, esto no sería posible, ya que siempre hay que contar con los intereses que se hayan firmado. Además, si los impagos continúan se generan nuevas deudas, además de la ya contraída con el banco al solicitar un crédito.

La rapidez en el factoring

Sin duda, una de las principales ventajas del factoring con respecto a  los créditos bancarios es la inmediatez. El proceso del factoring es mucho más rápido, ya que la entidad con la que se firme el factoring adelantará el dinero de forma inmediata, cuando la empresa lo necesite, y únicamente es necesario presentar las facturas emitidas. Sin embargo, en el caso de los bancos, el proceso es mucho más lento, ya que solicitan una serie de documentación y trámites que lo van retrasando. Finalmente, el dinero no se recibe en el momento en el que se precisa, sino más tarde.

Y tú, ¿Todavía no te beneficias del factoring?

Sin Comentarios

Deja tu comentario