Los beneficios del comercio exterior

Los beneficios del comercio exterior

El comercio exterior es un factor clave para un país. Mediante su desarrollo permite la obtención de dinero para la compra de productos de los que carecen los ciudadanos. Además el intercambio de bienes de diferente naturaleza posibilita el conocimiento de la cultura de otras naciones y de su forma de vida, integrando todo en un mercado global. Los principales beneficios del comercio exterior son los que se describen a continuación:

 

–        Permite a cada país especializarse en una tarea productiva o un producto específicos. Por ejemplo, España es famosa por exportar sus jamones y sus vinos. Esto se traduce en la llamada división de trabajo y se consigue una mejora del producto al dedicarse exclusivamente a su elaboración.

 

–        Amplios beneficios tanto para los sectores exportadores como importadores. El exportador consigue ampliar su clientela y conseguir más ventas, entre otras ventajas. El importador logra que el abanico de productos para vender aumente, consiguiendo con ello mejor calidad y precio. Este tipo de ayuda mutua en estos sectores se puede denominar simbiosis empresarial.

 

–        Si un país no cuenta con recursos naturales suficientes como para autoabastecerse de todo lo necesario, el comercio exterior será para él muy beneficioso, ya que le permitirá comprar todo lo necesario. Los países de tercer mundo, por ejemplo, compran medicinas que no tienen a Europa.

 

–        El comercio exterior hace que las diferentes culturas se relacionen entre ellos y se produzca la llamada aculturación. La gente empieza a interesarse por otras lenguas, busca vivir experiencias en otros países o hacer amigos con el fin de conocerse mejor.

Expertar es casi una exigencia para los países, y por ello existen soluciones de comercio exterior como las de Banc sabadell, una oferta integrada que permite a las empresas crecer por medio de la exportación.

2 Comentarios

Deja tu comentario